miércoles, 24 de septiembre de 2008

Sos Mi Calma

En oscuros rincones te tuve,
no hace mucho, pero ya te hecho de menos;
es que descargo mis problemas en vos,
y no hace falta que me escuches, siempre vas a estar ahí,
dispuesta a calmarme, a hacerme sonreír más allá de la realidad.
Evitando a todos los demás, como si la única que importara fuera yo...
Centrás todo tu poder en mí y me convencés de que nada es tan grave como parece.
Me relajás, sos mi calma, y aunque no es la solución me hacés ver las cosas de un modo más fácil...
Hay instantes en los que te necesito mucho,
puedo sentirte,
tu aroma me envuelve en una nube de humo majestuosa, de la cual es inevitable desprenderme y dejarte ir...
Perfumame la vida y alegrame los días,
sos mi calma, sabia y divina.
Es un método de relajación, una solución provisoria,
que por lo pronto me hace bien.
Unite a mi ritual, relajate conmigo...
Y ambos volemos hacia otra realidad que sea mejor.
Solos vos y yo por el mundo tomados de la mano en nuestro rito de amor, calma y pasión.

martes, 16 de septiembre de 2008

Sin Pensarlo...

Todo dentro de una misma estructura pero con pequeños detalles, detalles ínfimos que cambian la rutina, haciéndola un poco más interesante, más desafiante...
Obstáculos innecesarios que a nadie le pedí,
es la consecuencia por meterme donde me metí.
El mundo es un pañuelo enredado y me encuentro a la vuelta con el que no quiero encontrarme;
al que siempre quiero ver jamás va a aparecer.
Yo no pedí esto, pero tampoco me negué.
Cuando no tengo que hacerlo lo hago,
Por qué en esos momentos me dejo llevar?
Cómo vine yo a parar acá?
Cómo cometer semejante atrocidad?
Quién te llamó? No te necesito!
Y sólo yo me entiendo...
Sólo yo te veo del modo que te veo; a escondidas...
No sé si algún día te diré lo mucho que me importas, por ahora prefiero esperar a que vos acciones...
Pero nada recibo a cambio,
Ni siquiera una caricia,
O un simple saludo tal vez...

jueves, 4 de septiembre de 2008

Déjalo Ser, Déjalo Pasar.

Me ahogo en mi propia ironía, juego de contradicciones.
Me ciega la impaciencia; no tiene sentido mi existir...

Cariñosidad en demacía,
Amor por doquier
Y es todo, Todo, para vos.
Pero no lo ves. No lo ves?
O no querés verlo?
Desilución...
Ahora de qué se alimenta mi corazón?
No puedo dejarte pasar,
Pero tampoco te puedo detener...
Seguí tu camino,
Quizás en algún momento nos cruzaremos...
Te dejaré ser,
Como una paloma en el cielo,
Pero a dónde vas?
Ya me enteraré...